Niños alérgicos a pólenes

Familiares

Inicio » Familiares » Niños alérgicos a… » Niños alérgicos a pólenes

Cada primavera/verano, diferentes árboles, hierbas, malezas y arbustos liberan sus pólenes, que quedan flotando en el aire. Cuando las personas alérgicas a un polen particular lo respiran, se producen enfermedades como la Rinitis Alérgica, la Conjuntivitis Alérgica o el Asma. La alergia al polen es una de las más comunes causas de alergia, y afecta a muchos millones de personas. No es sencillo evitar por completo respirar polen, puesto que una sola planta es capaz de liberar al ambiente varios millones de granos de polen, que pueden ser transportados por el viento varios cientos de kilómetros.

Aunque la Rino-Conjuntivitis alérgica por polen (comúnmente llamada “fiebre del heno”) suele ser estacional, puede causar síntomas en cualquier momento. Las personas con alergia a polen con frecuencia desarrollan otras alergias concomitantes (ej: a los ácaros), que pueden estar presentes a lo largo de todo el año.

Consejos para personas con alergia a polen:

  • Comprobar a diario las previsiones sobre los recuentos de polen.
  • Mantener puertas y ventanas cerradas durante la estación, especialmente los días ventosos.
  • El aire acondicionado es recomendable.
  • Evitar alimentos que contengan pólenes o extractos de plantas.
  • Evitar actividades al aire libre durante los días con elevados recuentos polínicos.
  • Viajar en el coche con las ventanillas subidas. Utilizar filtros anti-polen en el coche.
  • Procurar respirar por la nariz (para que la nariz filtre el aire).
  • Intentar demorar actividades al aire libre hasta la tarde-noche, cuando los recuentos de polen suelen ser más bajos.

Puede obtener recomendaciones generales en formato pdf en:
recomendaciones-polenes

También puede visitar nuestra sección de polen y alergia.